fbpx

Economía, Finanzas y Negocios

Economía, Finanzas y Negocios!.

En 1918, Charles M. Schwab era uno de los hombres más ricos del mundo. Fue presidente de la Bethlehem Steel Corporation, el mayor constructor naval del mundo y el segundo mayor productor de acero en América en ese tiempo. Alguna vez el famoso inventor Thomas Edison se refirió a él como “el competidor maestro”, pues constantemente buscaba una ventaja sobre la competencia.

Un día, en su búsqueda de técnicas para aumentar la eficiencia de su equipo y descubrir mejores formas de hacer las cosas, Schwab organizó una reunión con un consultor de productividad muy respetado llamado Ivy Lee.

Lee era un exitoso hombre de negocios, y hoy día es ampliamente recordado por ser un pionero en el campo de las relaciones públicas. Según cuenta la historia, Schwab llevó a Lee a su oficina y le dijo: "Muéstrame una manera de hacer más cosas".

"Deme 15 minutos con cada uno de sus ejecutivos," respondió Lee.

"¿Cuánto me va a costar?", preguntó Schwab.

"Nada", dijo Lee. "A menos que funcione. Después de tres meses, puede enviarme un cheque por lo que usted sienta que vale la pena pagar".

El método de Ivy Lee

Durante sus 15 minutos con cada ejecutivo, Lee explicó su método para lograr máxima productividad:

  • Al final de cada jornada laboral, escribe las seis cosas más importantes que necesitas para conseguir tus objetivos del siguiente día. No escribas más de seis tareas a cumplir.
  • Prioriza esas seis tareas en orden de importancia.
  • Al comenzar tu día de trabajo el día siguiente, concéntrate únicamente en la primera tarea. Trabaja en ella hasta terminarla antes de comenzar con la siguiente.
  • Continúa del mismo modo con el resto de las tareas. Al final del día, mueve las tareas que quedaron pendientes a una nueva lista para completar el día siguiente.
  • Repite este proceso cada día laboral.

La estrategia sonaba demasiado simple, pero Schwab y su equipo decidieron ponerla a prueba. Después de tres meses, Schwab estaba tan encantado con el progreso que su llamó a Lee a su oficina y le escribió un cheque por 25 mil dólares, el equivalente a 400 mil dólares actuales.

El método Ivy Lee de crear una lista de tareas en orden de prioridad suena tan simple que parece bobo. ¿Cómo podría esto valer tanto dinero? ¿Qué lo vuelve tan efectivo?

Gestionar las prioridades

El método de productividad Ivy Lee emplea varios conceptos que ya he abordado. Aquí, aquello que lo vuelve tan eficaz:

Es tan sencillo que realmente funciona. La crítica principal a la mayoría de los métodos de productividad es que son demasiado básicos. No toman en cuenta, dicen algunos, todas las complejidades y los matices de la vida. ¿Qué sucede si surge una emergencia? ¿Y si aprovechamos las herramientas tecnológicas? En mi experiencia, la complejidad es a menudo una debilidad, pues hace que sea mucho más complicado retomar el camino. Sí, las emergencias y las distracciones inesperadas surgirán. Ignóralas en la medida de lo posible, lidia con ellas cuando sea necesario y vuelve a tu lista de prioridades tan pronto como puedas. Usa reglas simples para guiar los comportamientos complejos.

Asimismo, este método te obliga a tomar decisiones difíciles. No creo que haya nada mágico en el número seis elegido por Lee, podría haber escogido cinco. Sin embargo, sí creo que hay algo mágico en imponerse límites a uno mismo. He encontrado que la mejor cosa que uno puede hacer cuando tiene demasiadas ideas (o cuando se siente abrumado por todo lo que tiene que hacer) es “podar” las ideas y prescindir de lo que no sea absolutamente necesario.

Las restricciones pueden mejorarlo todo. El método de Lee es similar a la regla 25-5 de Warren Buffet, el cual requiere centrarse únicamente en cinco tareas críticas e ignorar todo lo demás. Básicamente, si no te comprometes a nada, todo te distrae.

Por si fuera poco, este método elimina la fricción de comenzar. El mayor obstáculo para terminar la mayoría de las tareas es comenzar a hacerlas (levantarte del sofá es difícil, pero una vez que empiezas a correr, es mucho más sencillo terminar tu entrenamiento). El método de Lee te obliga a decidir cuál será tu primera tarea a completar la mañana siguiente incluso antes de ir a dormir. Esta estrategia me ha resultado increíblemente útil: como escritor, puedo perder tres o cuatro horas debatiendo sobre lo que debería escribir en un día cualquiera. Sin embargo, si lo decido la noche anterior, me despierto y simplemente empiezo a escribir. Es simple, pero funciona.

Por último, el método de Lee requiere que realices una tarea a la vez.La sociedad moderna está obsesionada con el multitasking. El mito de la multifuncionalidad se basa en la creencia de que estar ocupado es sinónimo de ser productivo. Nada podría estar más alejado de la realidad. Por el contrario, reducir tu lista de prioridades conduce a un mejor trabajo. Analiza a expertos de clase mundial en cualquier campo: atletas, artistas, científicos, profesores y directores generales, y descubrirás que una característica es común a todos: el enfoque. La razón es simple: no puedes ser el mejor en una tarea si debes dividir tu atención en diez cosas diferentes. La maestría requiere concentración y consistencia.

¿El trasfondo? Que tu primera tarea del día sea la más importante. Ése es el único truco de productividad que necesitas.

 

Tomado de weforum.org

loading...

 

Igual que cualquier producto que vendemos en el mercado, las empresas tiene un valor.

¿Es el valor de una empresa lo mismo que  la suma del valor de sus activos?

¿Existe algún método objetivo que nos ayude en la tarea de determinar el valor la empresa?

 

¿Para qué valorar nuestra empresa?

Valoramos nuestra empresa para saber qué recursos tenemos disponibles para generar ingresos futuros. Dichos recursos son representados por los activos de nuestro balance de situación. Por lo tanto no valoramos solo al comprar o vender el negocio, sino que cada vez que hacemos la contabilidad mensual, estamos calculando un valor total para el patrimonio neto acumulado.

Esta es una de las finalidades de la contabilidad: determinar cuál es el valor acumulado de todas nuestras acciones empresariales. El patrimonio neto de la empresa representa el valor correspondiente a los accionistas.

Sin embargo, es evidente que la contabilidad no puede capturar todo el valor de nuestros activos. Por ejemplo, el tener unos empleados con talento y motivados no es algo que se pueda reflejar en nuestra contabilidad.

Por esta razón son necesarios los métodos de valoración que nos ayudarán a determinar un valor más objetivo.

Principales métodos de valoración

Existen muchos métodos de valoración. Aquí vamos a resumir tres de los más usados.

Balance

El método del balance consiste en tomar los saldos registrados en el balance de situación y revalorarlos según algunos criterios específicos. Vamos a ver un ejemplo.

La empresa tiene el siguiente balance:

Activos fijos                1000

Stocks                          50

Bancos                         50

Patrimonio neto         200

Deuda                         900

Procedemos a reevaluar partida a partida nuestro balance. Los activos fijos tienen un valor de mercado de 1500  unidades monetarias, mientras que los stocks tienen un valor de mercado de 100 u.m.

Por lo tanto el valor de la empresa siguiendo el método del balance sería el siguiente:

Activos fijos                1500

Stocks                          100

Bancos                         50

Patrimonio neto         750

Deuda                         900

La ventaja de este método es que su punto de partida son las magnitudes contables que ya están especificadas en el balance. El principal inconveniente es que aun cuando es fácil determinar el valor de liquidación de motivo concreto, es mucho más difícil saber cuánto vale ese activo en combinación con el resto de recursos de la empresa. Y ese valor integrado es precisamente lo que motiva al comprador del negocio.

Múltiplos

El método de valoración de múltiplos consiste en utilizar determinados agregados contables y compararlos con la media de las empresas del mismo sector o con los múltiplos de alguna empresa que haya sido adquirida con anterioridad.

Los múltiples más habituales son los siguientes:

  • Sobre beneficios
  • Sobre EBITDA
  • Sobre ventas

Por ejemplo, basándonos en transacciones anteriores podemos determinar que el valor pagado por empresas del sector alimentario en los últimos años es de 5 veces el EBITDA. Si nuestra empresa tiene un EBITDA de 1000 u.m. , el valor calculado será de 5000 unidades monetarias.

La principal ventaja de este método es la sencillez de cálculo. El principal inconveniente es la falta de un criterio objetivo que nos ayude a entender por qué los múltiplos de un sector tienen un valor determinado.

Descuento de flujos de efectivo

El método de descuento de flujos de efectivo se basa en el principio de que todo activo debe ser valorado en función de los ingresos futuros que pueda generar.

Por lo tanto el valor de la empresa será igual al valor deje flujos de caja actualizados a una tasa de descuento.

Por ejemplo, supongamos que nuestra empresa prevé generar unos flujos de caja de 1000 u.m.  anuales durante los próximos 10 años. Descontaremos los flujos a una tasa del 5%.

Valor empresa= 1000/1,05+1000/1,052+1000/1,053+..+1000/1,0510 = 7722 um

La tasa de descuento representa el riesgo. A más riesgo, mayor tasa.

La ventaja de este sistema es que permite ligar la valoración con el plan de negocio de la empresa. El principal inconveniente es que la tasa de descuento no siempre es fácil de determinar.

¿Cuál es el mejor método?

De los métodos presentados, el método de descuento de flujo de caja es el más completo, ya que permite profundizar en el plan de negocio usado para calcular los flujos.

Los métodos de múltiplos y balance se pueden usar como complemento para asegurar que nuestra valoración está en línea con otras transacciones y que también es coherente con la información de la contabilidad.

Fuente: gerencie.com:  http://www.gerencie.com/metodos-de-valoracion-de-empresas.html

loading...

 

El papel de los paraísos fiscales en el mundo 

Acerca de los Panamá Papers y los paraísos fiscales 

Recientemente se ha desatado un escándalo por la filtración de los Panamá Papers y la firma Mossack Fonseca. 
Para entender este tema, primero es necesario que comprender y definir algunos conceptos básicos: 

¿Qué es un paraíso fiscal? 
Así es como se les ha denominado a los países, estados, ciudades u otros territorios que tienen un régimen tributario muy beneficiario para las empresas, es decir que en ese lugar la tasa de impuestos que deben pagar por sus ingresos es extremadamente baja o incluso nula. Generalmente este beneficio es más marcado a lasempresas o personas extranjeras para que tengan domicilios fiscales en ese territorio y declaren sus ingresos en ese país. Al mismo tiempo, suelen ofrecer una gran protección y confidencialidad a esas empresas y ciudadanos extranjeros para no revelar información acerca de ellos o del dinero que poseen. 

¿Para que se usan los paraísos fiscales? 
Una persona o empresa que está relacionada con una paraísos fiscal, como todos los nombres que fueron filtrados en los Panamá Papers, lo que buscaran, que de hecho consiguen, es evadir impuestos, o mejor dicho eludir impuestos. 

¿Cuál es la diferencia entre elusión y evasión de impuestos? 
La principal diferencia es que la elusión fiscal se podría decir que es legal o al menos se aprovecha dedeficiencias y vacíos en las leyes, que genera que los contribuyentes puedan reducir o evitar el pago de impuestos al máximo, aquí es donde entran en la mayoría de los casos los paraísos fiscales.

Mientras que la evasión fiscal tiene el mismo objetivo de evitar o reducir la carga impositiva, con la gran diferencia de hacerlo por medio de delitos como por ejemplo falsificando o mediante las famosas facturas compradas, lamentablemente tan utilizadas en México. Pero el contribuyente que haga uso de alguno de estos medios, sabe que podría terminar en la cárcel de ser descubierto. Mientras que los que eluden impuestos usando paraísos fiscales como todos los mencionados en los Panamá Papers, seguramente serán investigadospero es prácticamente seguro que no les pasará nada, ya que en anteriores ocasiones ya se ha sabido de otras personas y empresas que hacen uso de estos territorios y no les ha ocurrido nada. 

¿Cómo funcionan los paraísos fiscales? 


Los paraísos fiscales se pueden utilizar de diferentes maneras, pero para no complicar mucho las cosas, utilizaremos el siguiente ejemplo sencillo:  

  1. La Empresa X, es mexicana, el año pasado generó utilidades por $100 pesos y en México debe pagar el 30% de ISR, es decir $30 pesos. 
  2. El dueño, Juan,  no quiere regalarle tanto dinero al gobierno mexicano, por considera ineficiente y corrupto, pensando en que terminaría en los políticos rateros (queda al juicio del lector pensar lo mismo) 
  3. Así que el contador general de la empresa le hace dos sugerencias para reducir o evitar pagar esos impuestos: 
  4. La primera de ellas, vio que en Mercadolibre ofrecen facturas CFDI, totalmente válidas, entonces le sugiere que compre $80 pesos de esas facturas para disminuir sus utilidades a $20 pesos y pagar sólo $6 pesos de impuestos, en vez de los $30 que le corresponden. Pero le advierte que si es descubierto podría ir a la cárcel. 
  5. Por otro lado, también le ofrece establecer una Empresa Y, en un paraíso fiscal, donde tienen un tasa de impuestos de sólo el 1% de las utilidades, pero le garantiza que es muy difícil que sea descubierto porque en ese país cubrirán su información con mucho cuidado. Y le dice que de ser descubierto, se dañaría la imagen que proyecta ante la sociedad, pero el SAT difícilmente le podrá hacer algo. 
  6. Entonces Juan va al paraíso fiscal y abre la Empresa Y, no contará ningún empleado allá, ni tendrá oficinas, con un simple buzón en la oficina de correos es suficiente, para establecerlo como domicilio fiscal de la Empresa Y en el paraíso fiscal. La Empresa Y, no generará ventas, tendrá empleados, nada, básicamente será como una empresa fantasma, cuyo único objetivo será recibir y declarar los ingresos de la Empresa X en México, que sí tiene empleados, operaciones y funciona con regularidad. 
  7. La Empresa X de Juan fue capaz de trasladar hasta $90 pesos de sus utilidades a la Empresa Y, por lo tanto pagó $0.90 pesos de impuestos en el paraíso fiscal
  8. Mientras que la Empresa X tuvo que declarar utilidades en México por tan solo $10 pesos, por las que tuvo que pagar $3 pesos al Gobierno Mexicano. 


Ahora bien a Juan le quedaran $89.1 pesos que estarán en las cuentas bancarias de la Empresa Y en el paraíso fiscal, que los bancos de allá harán todo lo posible por esconder y ocultarán la información sobre a quién pertenece realmente ese dinero. Sin duda, Juan no podrá simplemente enviar esa cantidad de vuelta a su cuenta en México porque el SAT le cuestionaría sobre su origen, ya que solo le declaró que tuvo utilidades de $10 pesos. 

De manera sencilla y simplificada así es más o menos la forma en la que operar las personas y empresas que están involucradas con los paraísos fiscales, pero debido al nivel de confidencialidad que ofrecen, también suele utilizarse para otros fines, como por ejemplo: el lavado de dineroocultación de la fortuna de los narcotraficantes u organizaciones delictivas para evitar que sean confiscadas por las autoridades e incluso han llegado a ser usadas para encubrir propiedades, bienes y dinero en juicios de divorcio o pensiones.   

¿Por qué un país querría ser un paraíso fiscal? 
Muy sencillo, normalmente estos países son pequeños o con economías no muy fuertes, por lo tanto la recaudación por parte del gobierno de esos países suele ser baja e insuficiente. Entonces al cambiar sus leyes fiscales, asemejándose a un paraíso fiscal, por ejemplo bajando la tasa del ISR de un 30% a tan solo un 1% para las empresas extranjeras que se establezcan en el paraíso fiscal, lograran aumentar considerablemente su nivel de recaudación de impuestos porque habrá muchos ciudadanos y empresas extranjeras que quieranevitar las altas tasas impositivas de sus países de origen y optarán por tener filiales en dicho paraíso fiscal. 

¿Cuáles son algunos paraísos fiscales? 
Curiosamente en el mundo existen una gran número de paraísos fiscales, la lista varía en función de las características que se utilicen para definirlos, ya que hay algunos de ellos que cuentan con ciertas condiciones favorables pero que aplican en ciertos casos o para un cierto grupo. 
Algunos de los paraísos fiscales más famosos son las Bermudas, Gibraltar, las Islas Caimán, las Islas Malvinas, las Islas Salomón, las Islas Vírgenes Británicas, las Islas Vírgenes de los Estados Unidos, Mónaco, Liberia, Santa Lucía, Suiza. 

¿Es Panamá un paraíso? 
En el caso de Panamá, hace apenas unos años que fue siendo quitado de las listas de paraísos fiscales porque se había comprometido a mejorar la transparencia y unirse a la lucha contra la evasión fiscal, pero con esto que ha ocurrido hace algunos días, parece ser que no ha sido así y algunos países como Francia anunciaron que lo volverían a colocar en la lista. Aunque por supuesto que Panamá niega ser un paraíso fiscal, ya que para algunos países resulta complicado y no es bien visto declararse como tal, lo cierto que es que tienen ciertas características y políticas que podrían ser consideradas propias de un paraíso fiscal. 

¿A quién perjudican los paraísos fiscales? 
Entonces si Juan se ahorró casi $24 pesos en impuestos, el paraíso fiscal ganó $0.90 pesos que de no ser paraíso fiscal no hubiera recibido, el gobierno mexicano obtuvo aunque sea $3 pesos, entonces ¿quién pierde con los paraísos fiscales? 
Bien pues el resto de nosotros, que no nos beneficiamos de está operación y que sí pagamos nuestros impuestos al 30% que nos corresponde. Juan seguirá viviendo en México, usará las calles, los servicios educativos, de salud, los públicos como el alumbrado, el drenaje, la recolección de basura, etc con total normalidad. Servicios, que si bien son deficientes, son servicios que nosotros pagamos $30 pesos por utilizar y Juan solamente $0.90, que seguramente de de haber aportado lo que le corresponde la calidad de estos servios hubiera aumentado de manera considerable, independientemente del robo y despilfarro de los políticos mexicanos, que ya ese es otro tema.   

Entonces ¿Es correcto utilizar un paraíso fiscal para pagar menos impuestos? 
La respuesta corta sería un NO, es algo totalmente éticamente incorrectolos impuestos los recauda el gobierno para utilizarlos en beneficio del pueblo y al evadir o eludir impuestos se crea mayor desigualdad, porque seguramente el que no paga sus impuestos seguirá usando los servicios del gobierno, pero al mismo tiempo podrá pagar a empresas privadas para que cumplan con esas funciones con mayor calidad, pero a costa de que el resto de ciudadanos que no posee el mismo nivel de ingresos, oportunidades, ni conocimiento de leyes, tendrá que conformarse con unos deficientes servicios públicos, porque el más afortunado es un desgraciado egoísta que no ve más que su propio beneficio. 
Si todos pagáramos nuestros impuestos como corresponde, no solo los servicios gubernamentales mejorarían, si no incluso el gobierno estaría en condiciones de reducir los impuestos. Pero como eso no sucede, el gobierno sigue aumentándolos, haciendo que los que sí pagan, deban pagar todavía más, lo que genera que algunos se vayan y busquen maneras de pagar menos impuestos, que provoca que el gobierno deba seguir subiendo los impuestos, lo que al final se convierte en un círculo.  

Para concluir, recuerdo que en la universidad, al ver el tema de los paraísos fiscales, hicimos un ejercicio para ver cuántos alumnos del salón utilizarían los paraísos fiscales de tener la posibilidad y la seguridad de que no serían detectados. Aproximadamente la mitad levantó la mano y dijo que sí lo haría, después nos comentó la maestra que eso generaría que las personas que no levantaron tuvieran que pagar los impuestos de los que sí votaron por utilizar un paraíso fiscal, tristemente en vez de que aquellos que habían optado por eludir impuestos, lo reconsiderarán y mejor pagarán los impuestos que les correspondían, sucedió todo lo contrario, al enterarse de que ello, mejor los que habían mantenido su ética y pagar íntegramente sus impuestos, tomaron la decisión de también utilizar algún paraíso fiscal.  
¿Tú qué hubieras hecho? 

Esperemos que el artículo haya sido de tu interés y hayas aprendido más acerca de este tema tan controversial. Por favor ayúdanos compartiendo esta página en tus redes sociales y recuerda que cualquier duda que tengas estamos para servirte. 

Fuente: angelfinanciero.com

El presidente Juan Manuel Santos sancionó la ley 1793 del 7 de julio de 2016, que, entre otras normas, determina que los colombianos clientes de las entidades autorizadas para captar dineros del público, a través de cuentas de ahorro o depósitos electrónicos, podrán contar con la totalidad de sus recursos. Es decir, “sin tener la obligación de mantener un saldo mínimo”.

Además, la misma norma establece que estas entidades solo podrán cobrar costos financieros o transaccionales por los primeros sesenta días de inactividad o ausencia de movimientos por parte del usuario, entendida esta inactividad como “la no realización de alguna operación (depósito, retiro, transferencia, debido o crédito) en la cuneta de ahorros.

La norma aclara que no se podrán hacer cobros retroactivos, en ningún caso, cuando el titular de la cuenta haga depósitos o movimientos “que cambien la condición de inactividad de la misma”. 

Asimismo, el artículo tercero de dicha ley señala que todas las entidades están en la obligación de reconocer a los usuarios una tasa de interés remuneratoria mínima en todas las cuentas de ahorro, independientemente del nivel de depósito.

Tomado de: elespectador.com

loading...

 

Antes de firmar un contrato, en vez de preguntarnos de cuánto es el aumento salarial, deberíamos cuestionarnos sobre lo que estamos poniendo en juego a cambio de dinero.

El dinero no hace la felicidad. Sin embargo, muchos de nosotros (me incluyo) hemos caído en el nefasto error de aceptar ‘jugosas’ ofertas laborales, motivados por el dinero que va a ingresar cada mes en nuestra cuenta bancaria; en vez de pensar, en primer lugar, en el impacto que este nuevo trabajo va a tener en nuestras vidas. Y cuando hablo de esto me refiero a la manera en la que va a modificar aspectos aparentemente tan simples como las relaciones personales.

Lo invito a pensar en cuántas personas, a lo largo de su trayectoria laboral, ha conocido. Ahora, piense en aquéllas que pasan más de ocho horas en la oficina ¿Cuántas de estas no han tenido que sacrificar su tiempo personal para invertirlo en el trabajo? O, mejor, pregúntese ¿cuántas han logrado encontrar un equilibrio entre su vida personal y su vida laboral? Sin ánimo de caer en estereotipos, me atrevería a decir que un porcentaje muy bajo.

Muchos aún piensan que permanecer más tiempo en la oficina es sinónimo de ser un buen trabajador; para mí, no. Salir a tiempo del trabajo es la diferencia entre estresarme menos con la ‘hora pico’ del tráfico en la ciudad, llegar puntual a una cena y dedicar el tiempo que merece ser empleado en mis pasatiempos.

Y a eso es a lo que voy. Cuando no existe un balance entre el trabajo y las relaciones personales, cuando lo urgente no deja tiempo para lo importante, cuando los demás pasan a un primer plano y uno mismo queda en el limbo, es cuando es momento de hacer un alto en el camino y preguntarnos qué pesa más: si el millón adicional que estamos facturando o la inexplicable sensación de tranquilidad, que ni el mejor sueldo puede comprar.

Uno debería levantarse todos los días con esa pasión en el alma, que solo se enciende por el amor de hacer lo que uno ama; mas no por una obligación motivada por el dinero.

Y tal vez sea muy fácil decirlo. No es tan simple conseguir el trabajo de los sueños. Pero cuando este le permite tener vida propia, desconectarse de las obligaciones de la oficina, para invertir tiempo en sí mismo y fortalecer sus relaciones interpersonales, en vez de debilitarlas, siéntase agradecido.

Tal vez, al no encontrar este equilibrio, es que muchos han decidido construir su castillo y no seguir trabajando por los sueños de otros. Quizás, por esto, hay quienes han renunciado a sus trabajos y se han ido a viajar por el mundo, así sea con solo una maleta en la espalda. A lo mejor, es por la misma razón que hoy escribo esto.

Y si usted, como yo, ha llegado a esta misma reflexión, lo invito a hacer un alto y a pensar en qué tiene más importancia: si decepcionar a su jefe o a su familia; si trabajar para pagar cuentas o porque ama lo que hace; si tan solo conocer el camino que hay de su casa al trabajo o ir más allá de lo que se pueda imaginar; si vivir una vida en frente de un escritorio o, por el contrario, decidir que pasar tiempo con quienes ama no tiene precio.

Estoy segura de que cada uno de nosotros tiene un propósito y, claramente, no es vivir para trabajar sin descanso.

Fuente: blogs.eltiempo.com.  Ana Lucia Rey