fbpx

Existe el falso mito que el solo utilizamos el 10 % de nuestra capacidad cerebral pero no es menos cierto que comparativamente solo optimizamos una pequeña parte de nuestros recursos, en este caso mentales. No en vano anómalos fenómenos tales como a telequinesis, telequinesia o psicoquinesis, por citar algunos, escapan de toda lógica advirtiendo que existe una energía humana proveniente de las capas más profundas.

Gracias a las crecientes investigaciones los secretos acerca del cerebro y funcionamiento son menos y cada vez más se nos habilitan nuevas herramientas para el rendimiento de nuestros procesamientos, no ya para probar facultades extraordinarias sino, por ejemplo, para aprender un idioma mejor y en menos tiempo.

 “El cerebro no es un vaso por llenar, sino una lámpara por encender” dijo el historiador griego Plutarco y quizá siguiendo sus palabras lejos de mirar fuera deberíamos mirar dentro para despertar esas capacidades dormidas. En este sentido los expertos aún valorando las posibilidades que ofrecen las nuevas tecnologías remiten a ejercitarnos cerebralmente sin soporte externo. Cómo se explica sino que las personas con ceguera cortical sean capaces de intuir el escenario donde se encuentran y librar los objetos a los que se enfrentan, entre otros casos singulares.

En la última época y sabiendas de este mundo competitivo donde paradójicamente y debido a la presión la mente muchas veces se vuelve frágil estamos viviendo fenómenos como el coaching que a través de la buena gestión de las facultades mentales nos dirige al liderazgo.

También otras innovadoras técnicas como  la programación neurolingüistica, más conocida como PNL nos ayuda a reaprender patrones de comportamiento adquiridos a través de la experiencia y limitantes. Porque no hay peor limitación que la autoimpuesta estos nuevos procederes amplían en el mejor sentido el campo de visión, y por ende de actuación.

En esta línea al igual que otras muchas páginas en el vasto universo Internet, un ejemplo concreto es Mente Poderosa de la mano de su coach Juan Carlos Rodríguez (International Coaching Federation) abre el espectro de la mente desde la vertiente curativa y del liderazgo enfocado en especial a los empresarios y profesionales. Su objetivo a través de sus programas consiste en desmontar el ego que todos en mayor o medida guardamos y en su lugar despertar el líder que también tenemos.

“Be water, my friend” (Sé agua, amigo) argumentaba artemarcialista Bruce Lee. Todo sea por fluir.

 

Tomado de: enpositivo.com

Cristina Grao Escorihuela

Redacción

loading...